Ecuador en Alta Definición: Patrimonio arqueológico de la Plaza de San Francisco

0
51

Patrimonio arqueológico de la Plaza de San Francisco.

La mayoría de las investigaciones arqueológicas efectuadas en los últimos años y en el área del centro histórico de Quito, se han efectuado como parte de proyectos de restauración, puesta en valor y reutilización de edificios civiles y religiosos patrimoniales, que han aportado significativos datos sobre el gradual proceso de construcción de la Villa de San Francisco de Quito, en sus inicios coloniales y luego como la ciudad de Quito en la etapa republicana y actual.

Los primeros estudios realizados en la Plaza de San Francisco y en sectores aledaños al centro histórico de Quito, los realizó Jacinto Jijón y Caamaño, entre las calles Chimborazo, Alianza y Bolívar (cercano a la Plaza de San Francisco), donde efectúa el hallazgo de una cañería incaica, asociada a fragmentos de tipo cuzqueños.

Las excavaciones en el Hospital San Juan de Dios, actual Museo de la Ciudad, se realizaron excavaciones en el área de la iglesia, se registraron posibles edificaciones Incas asociadas a abundantes fragmentos de recipientes de esta misma cultura. Este hallazgo hizo suponer la continuidad cultural del sitio desde tiempos pre-incas; en ese mismo sitio de definieron sepulturas demuéstranos que este espacio fue utilizado como cementerio durante el siglo XVIII. La misma investigadora, llevo a cabo otro estudio en la Plaza de Santo Domingo, donde recuperó una elevada cantidad de restos como cerámica, fragmentos de huesos de animales, pedazos de metal oxidado, etc., materiales que presentaron especialmente características coloniales.

En el año de 1991, Holguer Jara, realiza un estudio arqueológico como apoyo a la restauración del monumento, proyecto La Compañía de Jesús. En relación a los canales, el investigador menciona que la infraestructura y los servicios a nivel de subsuelo para el aprovisionamiento y evacuación de aguas eran cuidadosamente tratados, tanto en su construcción como su mantenimiento. Toda el área de la Iglesia de la Compañía presenta una red de pequeños canales, todos guardan características similares en su estructura, tamaño, gradiente y materiales constructivos, encontrando 4 canales, dos en el atrio, uno en la Capilla y uno en el corredor de la esquina suroccidental del patio del Colegio, son construidos de ladrillos, cal y arena en las juntas, normalmente el ladrillo base se asienta sobre un contrapiso de la misma argamasa y por sus lados laterales más largos, se une a los ladrillos de las paredes.

Estos últimos aparecen colocados uno frente al otro y parados, de tal forma que se empatan como canal sin cubierta. Todos los acueductos llevan una cubierta o tapa de piedras alargadas y gracias a su desproporcionada longitud, se aseguraba la seguridad e integridad de los ladrillos. No se realizaron análisis cerámicos.

Estudios arqueológicos e históricos previos a obras de restauración del Atrio y Convento de Santo Domingo, permitieron registrar entierros tardíos pre-incas (Periodo de Integración) asociados a recipientes de filiación Chilibulo, aparentemente aislados de la configuración conventual (colonial) lo que marcaría la posible existencia de un cementerio en el área actualmente ocupada por la edificación. Además, de la presencia de una fosa común localizada en la Capilla de Santa Rosa de los Naturales, nombre que nos hace inferir la redeposición de las osamentas a este osario durante la construcción del templo, evidenciando una ocupación aborigen bajo subsuelo.

En el año de 1995 se realizaron dos investigaciones consecutivas en el Atrio y la Plaza de San Francisco, en el Atrio y en la mitad Noroeste de la Plaza San Francisco, siendo la estrategia de trabajo recabar información en los niveles topográficamente más elevados de la Plaza, a fin de determinar proceso de construcción, conservación y la relación existente entre la Cruz de Piedra de la Plaza, Pretil y de la Iglesia, en las zapatas de la columnas localizadas en el Atrio; así como, graderíos Norte, Sur y Suroccidental. Los investigadores encontraron una serie de instalaciones subterráneas tanto coloniales como modernas, salvo algunas tuberías muy actuales, todas están fuera de servicio, a continuación, se cita las evaluaciones finales:

  • tubos de cerámica, son cilindros de arcilla de 0,60m de largo por un diámetro mayor de 0,14m y menor a 0,10m, su función tanto para agua limpia como servida y lluvia, presenta en la parte interna un tratamiento mejorado (vidriado verde) el que podría haber servido como acabado rústico de protección;
  • tubos (canales) de ladrillos un canal de ladrillo cubierto por piedra laja, que corre en sentido SO – NE y cinco segmentos de canales por debajo del centro histórico hasta evacuar en las distintas quebradas. El sistema constructivo de estos canales emplea ladrillo tanto en la base como en la tapa, existe una variante con tapa de piedras.

Se definen contextos funerarios a lo largo del Atrio, en casi todas las unidades de excavación se encontraron restos óseos dispersos debido a episodios de rellenos, pero también se definieron tumbas in situ, son enterramientos primarios según la tradición cristiana, es decir orientados hacia el Altar Mayor; de un mediano nivel económico, no fueron levantados los individuos enterrados, fueron documentados a la escasa profundidad, no menciona la medida. Elementos materiales menores, encuentra una muestra artefactual de cerámica, lítica, obsidiana, restos de construcción como cal, arena, adobes, tejas. En relación a la cerámica encuentra de tipo local (50%), panzaleo (30%), inca (5%) y colonial (15%); restos de lascas, fragmentos de obsidiana como cuchillos, raspadores y perforadores; y piedras con huella de uso.

Hacia el Norte del Atrio, exponen superficies compactadas de pisos, pisos de cantos rodados y chocoto (esta técnica difiere a otros espacios). Encuentran una tumba de niño no cristiana a juzgar por su ubicación al Altar Mayor. Recuperan muestra cerámica local sin un contexto determinado; al extremo Sur del Atrio, en un contexto de desbanques y rellenos, encontraron una variada muestra de restos constituida por cerámica local, panzaleo, inca y colonial; artefactos líticos de uso doméstico, fragmentos de cañería cerámica y ladrillos, tejas, etc. La influencia Inca es positiva ya que se asocia a restos culturales de etnias locales.


Michelle Oquendo Sánchez entrevistó a la periodista Dolores Costales Peñaherrera, el 19 de septiembre de 2017. Para descargar el audio ingrese a la sección PODCAST de éste sitio.

Compartir:Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

No hay comentarios

Dejar respuesta